Isto é o que acontece com seu corpo segundo o ano em que você nasceu

Dijo alguien una vez que, al final, lo que cuenta no son los años de tu vida, sino la vida experimentada a lo largo de esos años. Ya sea por las circunstancias que nos hayan tocado al azar, o por la pericia con la que hemos conducido nuestra propia existencia, lo cierto es que el tránsito por las diversas franjas de edad nos va dejando mella. En general, sin embargo, cada vez vivimos más y mejor. En especial en nuestro país, el cuarto del mundo con la población más longeva, solo por detrás de Japón, Suiza y Singapur: de media, según <a href="http://www.ine.es/ss/Satellite?L=es_ES&c=INESeccion_C&cid=1259926380048&p=1254735110672&pagename=ProductosYServicios/PYSLayout" target="_blank">el Instituto Nacional de Estadística</a>, los hombres viven hoy 80,4 años y las mujeres, 85,9. Lógicamente, desde que nacemos hasta el final de nuestros días, el organismo afronta distintos riesgos en lo concerniente a la salud, siguiendo un proceso de envejecimiento natural que cada día es más manejable. Claro que, según el año en que hayamos nacido, la propensión a sufrir determinadas dolencias o enfermedades varía. Aquí le damos algunas pautas temporales para que pueda lidiar con ellas con el máximo <i>donaire</i>.
Dijo alguien una vez que, al final, lo que cuenta no son los años de tu vida, sino la vida experimentada a lo largo de esos años. Ya sea por las circunstancias que nos hayan tocado al azar, o por la pericia con la que hemos conducido nuestra propia existencia, lo cierto es que el tránsito por las diversas franjas de edad nos va dejando mella. En general, sin embargo, cada vez vivimos más y mejor. En especial en nuestro país, el cuarto del mundo con la población más longeva, solo por detrás de Japón, Suiza y Singapur: de media, según <a href="http://www.ine.es/ss/Satellite?L=es_ES&c=INESeccion_C&cid=1259926380048&p=1254735110672&pagename=ProductosYServicios/PYSLayout" target="_blank">el Instituto Nacional de Estadística</a>, los hombres viven hoy 80,4 años y las mujeres, 85,9. Lógicamente, desde que nacemos hasta el final de nuestros días, el organismo afronta distintos riesgos en lo concerniente a la salud, siguiendo un proceso de envejecimiento natural que cada día es más manejable. Claro que, según el año en que hayamos nacido, la propensión a sufrir determinadas dolencias o enfermedades varía. Aquí le damos algunas pautas temporales para que pueda lidiar con ellas con el máximo <i>donaire</i>.